miércoles, 30 de julio de 2014

SICOLOGIA MARATONIANA

Comúnmente siempre se habla de la competencia, de lo que se vive en la misma, de que la euforia, de que la agonía, de que el gozo de cruzar la meta, pero pocas veces hablamos de que esto también va incluido en la preparación de la prueba, y en este caso, concretamente la maratón.


Nuestra mente es igual que nuestro cuerpo, y es igual por diferentes razones, porque forma parte de nuestro cuerpo y porque aunque no lo crean, esta también se agota.


Cuando se realiza una actividad durante un periodo prolongado, es cuando esta  tiende a agotarse y es cuando se llena de pensamientos negativos como el “ya párale”, “siento que ya no puedo”, “no voy a poder” y cosas por el estilo.


Sabemos que es muy importante entrenar ya que de esta forma, podemos lograr mayor resistencia, potencia muscular y flexibilidad, pero que pasa con nuestra mente? Al estar entrenando por horas y horas, se crea una mayor capacidad de concentración, atención a lo que se esta haciendo, capacidad de sacrificio y en cierta forma sufrimiento y por tanto, retardar en gran medida un agotamiento prematuro.


En la maratón como en la preparación de la misma, la mente sigue un proceso natural de desgaste que se refleja en las distintas etapas o fases emocionales por las que pasamos a lo largo del tiempo que estamos entrenando o corriendo.


Debido a todo lo comentado anteriormente, es muy importante llevar un buen plan de trabajo, es seguro que algunos dirán una cosa, otros otra, pero solo tú sabes que es lo bueno y que es lo malo.

Considero que un buen plan para maratón, no solo debe de estar constituido por distancia, distancia y mas distancia, no, también es primordial hacer trabajos de velocidad, pero hay que saber enfocar muy bien el trabajo de velocidad de acuerdo a la distancia que se va a correr.


Inclusive se dice que muchas veces al hacer la “distancia larga”, esta sirve de recuperación del trabajo del día anterior, y bueno, en todo caso si te encuentras cansado por el trabajo anterior, también es una forma de enseñarle al cuerpo que debe de trabajar aun cuando ya se encuentre cansado y he ahí una parte de lo que podríamos decir que estamos entrenando la mente.

A veces sucede que dudamos de “si podremos hacerlo” y esto hace que nos vengamos abajo, el que duda pierde, y siempre debemos de estar convencidos que lo podemos hacer.


Y bueno, ya he comentado en anteriores post, la importancia que tiene hacer “distancias largas”, estas nos ayudan para crear una base muy solida en cuanto a la mente, aparte de que cuando haces dichas distancias, acostumbras a tu cuerpo y a tu organismo a las etapas de transición y en este caso la famosa “pared” que aunque no lo crean, esta también aparece en pleno entrenamiento, y es que como dicen; nuestro cuerpo esta diseñado o programado para correr hasta cierto tiempo, esto derivado a lo que podríamos decir, el combustible que tiene almacenado, pero una vez agotar dicho combustible, empieza a tomar otro tipo de combustible que es este casa es la masa corpórea, pero, si no le enseñamos a hacer esa transición, una vez llegue ese momento, el no sabrá que hacer, y bueno, insisto, la mente juega un rol importantísimo aquí, y en vez de dudar, debemos de incentivarla con pensamientos positivos y estar plenamente convencidos de que lo podemos lograr.


Por último se dice que la maratón se corre con la cabeza más que las piernas, ustedes que opinan?

No hay comentarios:

Publicar un comentario