lunes, 2 de mayo de 2016

CANSANCIO SOBRE CANSANCIO


A quien no le ha pasado? hoy toca entreno, ves el plan, y te das cuenta que es fuerte, pero tus piernas te recuerdan el entreno del día anterior y te dicen que están cansadas. 

Se dice que cada corredor es diferente por lo tanto las sesiones de entrenamiento deben ser especificas tanto de acuerdo a la persona como de acuerdo al objetivo y de acuerdo a las capacidades y dichos entrenamientos deben de estar elaborados estructuralmente para compensar cargas fuertes con cargas suaves para evitar sobrecargas y que ese “entrenar cansancio sobre cansancio”, no se torne en “cansancio crónico” que a la larga puede derivarse en lesiones. 


Hay que aprender a diferenciar cuando el cansancio, entre "comillas" es bueno para los fines que se buscan y cuando puede llegar a ser malo, desde mi punto de vista, cuando es bueno, es cuando estas enseñando a tu organismo a responder a pesar de que este se siente cansado, como tal, es lo que te ayudara a salir avante en competencias de largo kilometraje como pueden ser los maratones, aunque en distancias menos cortas no se descarta esto, como añadidura les diré que en este caso, entrenar con pulsometro puede ser muy beneficioso siempre y cuando conozcas tus ritmos personales ya que esto evitara que sobrepases tus propios límites, en el segundo caso, cuando puede llegar a ser malo, como tal no hay algo que te indique que es bueno o malo, pero en caso de duda, es mejor escuchar a tu cuerpo y dejar de correr, o si la sesión es fuerte, mejor suavizarla, no tiene ningún sentido fatigarse por fatigarse.

Quizás cuando entrenas para un 5, un 10 o un medio maratón, los entrenos no son tan exhaustos como son los de maratón, ah! Pero eso si, es posible que sean muy explosivos. 


Se dice que el cansancio es uno de los mayores obstáculos que enfrenta el corredor en la prueba de maratón, para superar con éxito dicho obstáculo es necesario conservar el ritmo y el control de la respiración, y esto lo aprendes en las largas jornadas de entrenamiento, con las “repeticiones” de 2mil, 3mil y hasta 5mil metros, y que decir de las distancias que llegan a sobrepasar las 3horas.


Como dije con anterioridad, es en los entrenamientos aparte de entrenar el ritmo y el control de la respiración, el deportista debe de entrenar la concentración propia para saber abordar el cansancio desde una visión responsable donde lleguemos a ejercitar las técnicas que fueron adquiridas con el trabajo constante. 

Esas técnicas, como ya les dije con anterioridad pueden ser el “ritmo” que dominamos, hay que ser realistas y correr de acuerdo a la capacidad que mis piernas dan, no tiene caso “matarse” corriendo más rápido de lo que puede dar los primeros kilómetros, y terminar arrastrándose como zombi los últimos. 


Pero obvio, esta experiencia para saber manejar el cansancio la dan los años de trabajo, pero si en algo sirve esto que les comento, con gusto se los comparto. 

Como dije al inicio; cada corredor es diferente y cada entrenamiento debe ser acorde a cada uno, y si aprendemos a conocer y escuchar nuestro cuerpo sabremos hasta donde podemos llegar y hasta que limite podemos llevar nuestro cansancio. 

Es cierto que la frontera es imprecisa, pero debemos tratar de saber y sobre todo entender hasta donde puedo llegar. 

Y como puedo escuchar mi cuerpo? 


No todos los días brilla el sol ni todos los días el cuerpo esta para entrenar en niveles altos y hasta bajos, esta en la inteligencia del corredor saberlo escuchar, como corredores a veces somos muy extremistas y pensamos: “es que si no hago el entrenamiento, no avanzare” y aunque el cansancio nos este diciendo que no, lo hacemos por obligación, es mejor buscar alternativas que hacerlo por obligación, un ejemplo podría ser que si tocan 90 minutos de trote, pero el cansancio se siente fuerte, es mejor hacer 60 o 70 minutos o en todo caso nada, algo que he aprendido en cuanto a los intervalos o repeticiones, es que si me las marcan a determinado tiempo y me salen más lentas, eso no me preocupa ya que es lo que mi cuerpo esta para dar, y esto no quiere decir que deba abandonar porque estoy lento, al final de lo que se trata es de disfrutar de por vida el running. 


A veces la misma motivación que traemos, provoca que vayamos más allá de lo que realmente podemos dar y terminemos más cansados de lo normal y sin ganas para seguir corriendo o lo que es peor, terminar hasta lesionados. 

Si en determinado momento el cansancio ha sobrepasado tus límites y llegas al sobre entrenamiento o “cansancio-crónico”, si es que tienes entrenador, platica con él para un ajuste en tu plan de entrenamiento, en caso de que te auto entrenes, minimiza tus cargas de trabajo y si hasta es posible, descansa por unos días. 

Comentar que a veces en esto también influyen otros aspectos de tu vida ajenos al deporte como pueden ser problemas laborales, las presiones familiares y otras situaciones que aunque no lo percibas golpean tu estado físico. 


Y bueno por último, y alguna vez lo comente, que al llegar a un nivel alto, el coach me dijo: “al llegar a este nivel, debemos tener más cuidado con los entrenamientos, igual y si algún día te apetece no entrenar, no lo hagas, descansa y es que por los entrenos, estas al filo de la navaja en cuanto a las lesiones”, como tal, el entrenamiento no debe tomarse como una obligación más. 

El coach Adrian quien precisamente el 1ro de mayo cumplió la mayoría de edad como entrenador, felicidades coach!
Para complementar, también es importante dormir lo más que se pueda por la noche y no digo que cumplir con las 8 horas de sueño porque luego es imposible, y sobre todo, llevar una dieta saludable.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario