jueves, 28 de abril de 2016

UN MEXICANO EN LA MARATONA DI ROMA


En alguna cuenta de twitter leí una frase: “el que cree que todo se puede lograr”, creo que es de un tipo que se hace llamar @mautitan, por cierto ya no lo sigan porque no puede desbloquear su cuenta, twitter se la bloqueo porque ya sobrepasaba su fama, (ja ja ja!!! Si como no, si no’mas tenía 10 seguidores), parece ser que hoy en día su cuenta es @mcasasbalt.
 
Pero bueno, a que voy con esto, que cuando uno cree, persiste y trabaja en sus sueños u objetivos, es posible que estos se realicen, así me paso a mí, aun en estos momentos sigo bebiendo la dicha y felicidad que me dejo el haber realizado un sueño impensable, claro, esto gracias a seres tan especiales que existen en el mundo.

Pues bien, no ahondare en tanto bla bla bla e iré al grano, resulta que surgió la posibilidad de poder correr en el extranjero y saben dónde?, ni más ni menos que en Europa, en la maratón de Roma, y que maratón!!!

En un inicio el plan era correr en Francia, desgraciadamente o afortunadamente, las inscripciones ya se habían agotado, se buscó otra opción y estaba Roma que al final para nada era una mala opción.

Así que el jueves 07 de abril por la tarde y una vez despedirme de mi familia, salía con rumbo al viejo continente, una vez contactar con unos amig@s en el aeropuerto internacional Benito Juárez en mi México lindo y querido, hacer la documentación de mi equipaje, cenar, esperar unos cuantos minutos, ahí estaba abordando uno de los aviones más grandes del mundo que me llevaría al primer punto que sería el aeropuerto de Paris de nombre Charles De Gaulle, un viaje como de 12 horas en un avión que lucía impresionante ya que este es de dos pisos, ver películas, dormir, en fin, lo que se podía hacer en este larguísimo viaje.

 


Con el cambio de horario, ya que Europa va adelantado por 7 horas, ya no supe que paso, el chiste fue que a Francia llegamos como a las 14 horas del día viernes, (hora de allá), hicimos el transborde del avión que nos llevaría a Roma, aquí solo serían 2 horas de vuelo, total que allá en Roma estábamos como a las 6.


Nos dirigimos a instalarnos en el hotel y posteriormente salimos a cenar, que cenábamos? estaba de lujo ya que estábamos en el país de los maratonistas, je je je!!!

Pasta y pizza es lo que prevalece aquí y la verdad el lugar que nos recomendó el taxista que nos llevo del aeropuerto al hotel, excelente, por cierto cuando este nos llevaba hacia el hotel, y al saber que correríamos la maratón y enterarse del tiempo que hacíamos, se sorprendió, no hablaba nada de español y yo nada de italiano pero entre lo poco que pudimos entendernos, nos dijo que la maratón no era fácil, había muchas subidas y partes disparejas sobre todo por el tipo de piso que es piedra, aunque mis amig@s entendieron que era terracería.

Pero bueno, una vez terminar la cena, una suculenta pizza acompañado de un rico vino, decidimos irnos a dormir, por un momento llegue a pensar que no podría dormir por el cambio de horario, pero no, sin broncas dormí súper bien, igual como sea el cansancio del viaje estaba prevaleciendo.

Al otro día, sábado 10 a.m. nos fuimos a recoger el kit para la carrera, muchas veces he escuchado que la organización de las entregas de kits, carrera, etc, es impecable en el extranjero, a mí no me pareció tanto ya que para ingresar al lugar donde los entregaban, había una enorme fila, ni modo a formarse y dar vueltas y vueltas.

 


Una vez entrar al foro donde entregaban los kits y recoger los dorsales como allá le llaman, teníamos lo que restaba del día para pasearnos, se dice que si vas a correr una maratón, lo recomendable es descansar lo más que se pueda un día anterior, pero como lo íbamos a hacer, si estábamos en la bellísima y romántica Roma y ni modo de perdernos el poder visitar tan hermosos lugares, así que aprovechamos para pasear por esos hermosos lugares históricos como el Coliseo Romano, el Palacio Paladino, en fin, sitios espectaculares para atesorarlos de por vida, que ahí se nos fue el sábado.

 
 
 
 


Por la noche sentía un pequeño dolor en el cuadricep derecho, de hecho antes de partir hacia allá, traía un dolor en el izquierdo, fui con la "fisio" y me lo quito, pero ahora estaba este, me di un pequeño masaje con una pomada esperando que no me diera lata al siguiente día.

Y bueno, el gran día había llegado, domingo 10 de abril, la maratón empezaba algo tarde, a las 8:30, por lo que he leído en los blogs de corredores europeos que sigo, es común por acá que las carreras no se realicen tan temprano como en México.

Un baño con agua tibia enfundarme en la gloriosa casaca "VO2max", esta vez y debido a que siento mejor la camiseta anterior a la que hoy en día usamos, decido utilizar esta para correr.


Al irnos acercando a la zona de salida, empezamos a ver miles de corredores, en su mayoría y si no es que todos, de Europa.

Se notan los nervios y la emoción en el ambiente.

Nos dirigimos al área de acceso a los corrales, mi amiga Eli también correrá en la Maratona Di Roma, nos despedimos y nos deseamos suerte, aquí me gusto mucho el control que tenían para acceso a los bloques de salida, entrabas por una especie de pasillo hecho con rejas, me siento elite, ya que mi pasillo me lleva prácticamente hasta el arco de salida, y es que mi bloque es el segundo en salir.


Una vez ahí, ya todos estamos casi listos, y digo “casi” porque hubo un detalle que me saco de onda un poco, disculpen si lo comento, varios corredores orinando de pie y en su mismo lugar, yo dije: “que pedo, quien me esta salpicando de agua los pies”, pero al parecer esto era algo tan natural ya que nadie se inmutaba, después de escuchar conversaciones que yo no entendía ni maíz palomas, de buscar con la vista a algún latino, de sentirme extraño entre puros europeos, se escucha el himno de Roma, los italianos emocionados cantando, cuenta regresiva para el primer bloque y bang! Allá van, segundo bloque en el cual me encuentro, son 8:40 a.m. cuenta regresiva, pistoletazo de salida y allá vamos.

De inicio decido salir a 4min el kilómetro y jugármela viendo si aguanto ese “ritmo”, por ahí van los pacers de 3horas y decido ir con ellos, unos cuantos metros y siento que van lentos, igual ellos iban por 3horas y yo llevaba el “ritmo” de 4, así que decido “jalar” y dejarlos.

Todo era fiesta, mucha gente apostada a los lados animando y echando porras al por mayor, de repente entre ellos, una chica con bandera mexicana me grita: “vamos México!!!”, agradezco el gesto y contesto: “vamos!!!”.

En una de esas, un corredor me alcanza, corre a la par conmigo escrutándome, al darse cuenta de donde soy me dice: “viva Messico!!!”, contesto: “viva México!!!” y me dice en “español-italiano”, “bienvenido a Roma, esto es la maratón de Roma aunque no es fácil, hay muchas subidas”, “si, es lo que me han dicho, pero vamos a darle con fuerza”, “venga, con todo!!!”, se queda.

La verdad pasar por tan bellos lugares, salir del Coliseo romano, cuanta historia, pasar por Foro Di Augusto, Piazza Venezia, Teatro Marcello, el Palatino, cruzar el rio Tiber, El Vaticano, por cierto, al pasar por aquí, vi un grupo de religiosos, uno con sotana blanca y otros con negra que miraban el paso de los maratonistas, después me entere que era el Papa Francesco saludando y bendiciendo a los corredores, pasar cerca del estadio Olímpico de Roma, en fin, bellísimos lugares que quedaran guardados en mi mente para siempre.

Como todos los maratones, supongo, la primera parte todo es felicidad y alegría, en la segunda viene la lucha del yo interior, de luchar contra uno mismo, contra sus propios demonios, contra el querer claudicar y seguir adelante, contra el ya camina total, en fin, el demostrar que yo puedo, que estoy aquí porque amo lo que estoy haciendo.

Por el kilómetro 28 una subida como de unos 800 metros, eso de conservar el “ritmo” a cuatro, se va convirtiendo en un espejismo, de repente me pego a algún grupo e intento ir con ellos, algunos se dan cuenta y asumen el rol de equipo, uno “jala” al grupo, de repente yo me coloco al frente y también “jalo” un rato, y así vamos en hermandad-runner.

Cuando toca pasar por puntos donde el piso es piedra, que fueron varios tramos de la ruta, sobre todo en las plazas y foros turísticos, siento el golpeo en mis pies, pero #NiQuienSeRaje

Ya para el kilómetro 38 estamos corriendo sobre el piso de piedra, aparte, es subida, como que cuesta trabajo, una vez subir, ahora toca bajar y el golpeo en las piernas es fuerte, por un momento la mente me dice que camine, o es el cansancio? pienso en lo que me dijo mi fisio, que si sentía en los últimos kilómetros que no podía, me los tomara, quiero hacerlo, una mesa de abastecimiento de agua, intento tomar un vaso y disolver dos alka seltzers boots, no hay suerte puesto que varios corredores rodean la mesa saciando su sed, y los últimos kilómetros los hago a capela, es decir; sin haber tomado agua, entramos a un paso a desnivel, el cambio de luz me marea y por un momento corro a oscuras (por el mareo se me nublo la vista) y salgo, ya voy en el kilómetro 40 y mi gamín marca 02h50min pienso que hay posibilidades de poder hacer 3horas, a un lado me pasan los pacers de 3horas y no tengo fuerzas para pegarme a ellos, ya sintiendo la meta cerca, me animo y trato de correr lo más rápido que mis piernas lo permitan y al final y no sin antes hacer el clásico avioncito, termino cruzando la meta en 03horas03minutos.





Feliz, contento, la verdad una experiencia inolvidable, después de cruzar la meta, ahí esta el mexicano que vi en ruta, me acerco a platicar con él, me dice que el ya radica en Roma, su tiempo fue de 03horas02minutos, y al saber que había salido el jueves de México, me felicita diciendo: “nombre, hiciste un carreron”, nos despedimos, pasar por el kit de recuperación, este consiste en una naranja, un plátano y una bebida isotónica, la medalla, esta padrísima, después paso a los masajes y de igual forma el masajista se sorprende al saber de mi viaje, posteriormente me tomo los alka-seltzers y sin más tomo camino hacia el hotel.


Después recibir felicitaciones de mis amig@s, un baño y a disfrutar lo que restaba del domingo paseando por las calles y sitios turísticos de Roma.



Al siguiente día, o sea lunes, me levanto a las 4 a.m. y es que hay que tomar el regreso, mi vuelo de Roma a Francia sale a las 8:25 a.m. intento abordar el tren que me llevara al aeropuerto, el policía que resguarda la entrada no me deja y no le entiendo nada de lo que me dice, total que mi boleto era de 2da y el tren que intentaba abordar era de 1ra, decidí comprar el boleto de 1ra, y bueno en el aeropuerto, resulta que el vuelo se retrasó 30 minutos y existía la posibilidad de que perdiera el vuelo de conexión (Paris-México) querían enviarme a EEUU pero les dije que no tenía visa, total que entre todo, afortunadamente si alcance el vuelo solo que mi equipaje ya no y este se quedó un día más en Paris.

Pues así fue la odisea llamada Maratona Di Roma, de nuevo muchas gracias a quien hizo posible este sueño, infinitamente gracias, gracias a los que estuvieron pendientes de mi, a los que me ayudaron, a los que mandaron sus buenas vibras, a mi entrenador, a mi team, a mi familia, en fin, sobre todo gracias a ti que estas del otro lado del cristal, nos vemos en la próxima!!!
 

2 comentarios:

  1. Inolvidable aventura, mi estimado Titán. Seguramente permanecerá en tu memoria por el resto de tus días. Felicidades!
    ¿La ruta sí es tan difícil como dicen, con muchísimas subidas o es algo dentro de la normalidad de un maratón difícil pero no más que eso? Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es mi buen Gerardo, una inolvidable historia, muchas gracias, pues lo segundo, un maratón difícil, tanto por las subidas como por el tipo de piso en varias partes, pero nada mas. Un abrazo amigo.

      Eliminar