miércoles, 20 de marzo de 2013

NUNCA MIRES ATRÁS

Quizás me falto valentía y por eso se desvaneció tu amor,
eso que me diera la fuerza de creer en ti y no mirar atrás,
y a pesar de haber enternecido el corazón de Hades,
y haber logrado arrancarte del mundo de las sombras.

Por un segundo que se hace eterno acepto mi duelo,
pues se que cancerbero no me volverá a abrir las puertas
ni Caronte querrá llevarme a donde yaces en tu sueño eterno,
con un enorme pesar bebo mi derrota por mirar atrás.

Terminare ahogándome en los mares de estas tristes notas,
desgarrando acordes fúnebres que brotan desde mi alma
hasta el final de los tiempos en que vuelva a encontrar
tu rostro desvanecido en el tiempo y no volveré a mirar atrás.
 

Espero que los amantes de la mitología griega no se sientan ofendidos por la descomposición que hice de esa bella historia de Orfeo.


Y bueno,  también está la historia de la esposa de Lot quien a pesar de haber recibido la indicación de no volver la vista atrás, también lo hizo.

“Y Dios resolvió castigar a los hombres y mujeres de esas ciudades, llamadas Sodoma y Gomorra.

Abraham intercedió por ellos. Dios le contestó que si allí había al menos cincuenta personas decentes perdonaría a las ciudades.

Regateó Abraham con Dios y consiguió que le fuera rebajado el número de personas decentes, hasta que Dios se plantó en diez, fue inútil que Abraham hubiera regateado porque ni diez había.

Entonces llovió fuego sobre Sodoma y Gomorra. Hoy día, un mar salobre cubre el lugar donde estaban.

Lot alcanzó a disparar, pues Dios le avisó con tiempo, por medio de dos ángeles. Y también le indicó que nadie se detuviera a mirar la destrucción de las ciudades.

Mientras huían, la mujer de Lot se paró para curiosear volviendo la vista atrás y quedo convertida en una estatua de sal”


Cuando recién empecé a correr en forma más disciplinada, eso hace unos 6 años, ya saben como es uno, por acá editaban unos vídeos de algunas carreras de aquí de México, por ahí tengo algunas de la maratón de Ciudad de México y del medio maratón del día del padre.

Es bonito verse ahí, salir aunque sea por lo menos unos cuantos segundos, y no porque uno corra muy rápido, si no más bien porque las tomas las hacen rápido, je je je!!!

Pero entre que de repente buscaba los vídeos mencionados, también veía algunos otros títulos de películas, en este caso del running, recuerdo que una de las que me emociono mucho, fue “En busca de un milagro”.

Y bueno, entre algunas, hay una que la verdad, a mi no me gusto mucho su final, es esa que lleva por título; bueno, así se vendía en la lengua hispana: “Hasta el último aliento”, con Michael Douglas.


La trama, si no mal recuerdo, es que Michael, representando a un corredor, a la hora de la verdad,  podríamos decir que el miedo, no le deja dar ese paso para ser un campeón, esta divorciándose de su mujer porque según ella, para que tenga oportunidad de hacer lo que le gusta, que en este caso es correr y representar a su país en unos juegos olímpicos, ay las mujeres, je je je!!!

Pero bueno, para no hacerles el cuento tan largo, resulta que cuando están en una competencia de maratón para calificar para los olímpicos, Michael vuelve a fracasar en el último momento, pero desgraciadamente el que gana el primer lugar, por el esfuerzo se lesiona, motivo por el cual, el segundo asciende al primer lugar y así sucesivamente y por esa razón, Michael califica.

Total que en plena maratón olímpica y Michael punteando la competencia, como por el km 37 o 38, en una esquina, voltea a mirar hacia atrás, hay un charco, lodo y zas!!! Cae, los demás corredores empiezan a rebasarlo, pasan las horas, en el estadio llega según el último corredor, la esposa, que se encuentra en el estadio y que al final había decidido ya no divorciarse, ve que su esposo no llega, por allá, en el charco, Michael se levanta, la cara sangrando, un brazo fracturado, lleno de lodo, y como puede, empieza a dirigirse hacia el estadio, al entrar, la gente se pone en pie y empieza aplaudir, podríamos interpretar que la maratón no se termina hasta que llega el ultimo corredor, pero como dije; a mí no me gusto este final, desde mi punto de vista es un final de fracaso.

En cierta ocasión, cuando corría la competencia de la Condesa, esa de 16k, en la crónica comentaba que iba un corredor voltee y voltee hacia atrás, cuando veía que algunos lo iban a alcanzar, daba sus “jalones”, hasta que me empareje y lo empecé a cazar, yo de buena onda, trate de aconsejarle que dejara de mirar hacia atrás, que se concentrara en lo suyo, no hizo caso, yo espere el momento oportuno, y a eso como del km 14, lance mi ataque y por ir haciendo sus “jalones”, ya no me pudo responder por más que trato de “colgarse”, pues no’mas no.

Este es el corredor que les menciono
Lo que trato de explicar, es que muchas veces nos atamos al pasado, tenemos miedo de enfrentarnos al presente, a los cambios y de alguno forma ese miedo a lo nuevo, no nos permite triunfar, no somos capaces de tener el valor y la fuerza suficiente para enfrentar todo aquello que venga por delante, una de las cosas por la cual me gusta correr, es que esto te da una mentalidad de fuerza, de guerrero, cuando entrenamos, no nada mas es entrenar el físico  también se entrena la mente y no me dejaran mentir pero cuando se entrena para maratón  las largas distancias que se deben de hacer, es precisamente para eso, para enseñar a la mente a la trancision, dicen que en una maratón  hasta el kilómetro 30-35 se corre con los pies y el resto con la mente.

Y es que en la competencia, siempre debemos de ir concentrados y con la vista al frente, debemos de confiar en nuestra capacidad física sin importarnos lo que suceda fuera de lo nuestro, algunas veces me han comentado, “es que yo veo que tu nunca pierdes la concentración, si te rebasan tu tranquilo, tú te mantienes en tu “ritmo”, nunca te sales de ahí”, y es que así es como debía de ser, si me rebasa un corredor más rápido que yo, ni modo, pienso; si tiene más fuelle que yo, adelante, yo hago lo mío y ya, ah!

Pero no vayan a pensar que con eso me vuelvo conformista, no, me mantengo y si puedo, al final lanzo mi ataque.


Pues así es la cuestión, he de serles sincero, la idea de escribir esto surgió en una ocasión que iba trotando con Eli, le gusta mucho la historia de Orfeo y Eurídice, una historia muy romántica y fúnebre  al momento de la platica, yo ya iba ideando el post y al momento me dice: "porque no escribes algo relacionado al tema?", espero te haya gustado.

Y bueno me despido con esto, el pasado pasado es, cuando vayas por la vida, nunca mires hacia atrás, ten en cuenta que aquellas cosas por las que luchaste, siempre te darán felicidad y si llegases a mirar hacia atrás  hazlo solo para recordar tus experiencias y no te lamentes por lo malo que haya pasado, simplemente como dicen “borrón y cuenta nueva”, que eso te sirva de experiencia para ser mejor en el presente y en el futuro, ah! y si en la competencia sientes que te alcanza el Titán del Asfalto, que eso no te distraiga ni te atemorice, la vista siempre al frente, je je je!!!

8 comentarios:

  1. La experiencia te da solidez para no entrar a la guerra cuando alguien te pasa. Sabes que la carrera es muy larga y ya lo atraparás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón Gonzalo, y precisamente, esos es lo que pienso cuando en los primeros kms veo pasar a muchos, pienso, mas adelante nos vemos.
      Un abrazo hermano.

      Eliminar
  2. Hace muchos años en un clasificatorio de 1500 yo estaba bastante nervioso y un compi me dijo que no estuviera pendiente del crono ni del resto de la gente, solo que me preocupara de tirar para delante. No le hice ni caso mirando el tiempo por vuelta, la posicion de los demás etc y no pasé el corte, con eso te lo digo todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puf! y un clasificatorio, mas nervios Sergio, pero pues efectivamente, debemos olvidarnos de lo que sucede a nuestro alrededor y solo concentrarnos en lo nuestro, en lo que traemos. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es curioso lo que cuentas, porque si te fijas los buenos suelen mirar hacia atras y si le llevan ventaja se dejan ir...
    Los populares tenemos que apretarsiempre y no mirar hacia atras para que no nos arrebaten algun puesto...
    Gracias Titan por tus animos en mi blog, pero lo pase realmente mallll.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate Rafa, que igual puede ser el que va "punteando" la carrera, pero supongo que aquellos que van detrás de el, solo concentrados al frente, quizás de reojo miren hacia atrás, para ver posiciones pero creo que es mas ir hacia el frente.
      No tienes porque agradecer hermano, al final, es una experiencia y eso no te quita lo crack, ya vendrá ese en el que te saques la espinita. Un abrazo.

      Eliminar
  4. hola Titán,

    Los humanos solemos mirar siempre hacia delante y admiramos a aquellos corredores que ganan las carreras, pero generalmente nos olvidamos que probablemente tiene muchísimo más mérito el corredor que llega a meta en última posición, ¿porque? Porque ni tiene la capacidad física, ni las condiciones naturales, ni el entrenamiento del que gana, pero sin embargo es capaz de superar sus limitaciones para alcanzar su objetivo, y no olvidemos que no es lo mismo estar 2h:10' corriendo sin parar, que estar 4h:30' o incluso 5h para el mismo fin.

    Esto lo he aprendido a fuego en la última carrera que he disputado y te aseguro que no se me olvidará jamas.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas ocasiones he llegado a platicar con algunos de esos corredores elite y creeme, hasta ellos mismos admiran a los corredorlges populares, y es que una vez un keniano le dijo a una compañera: "los heroes son ustedes que se avientan 4 horas corriendo, nosotros como sea en 2 horas y ya terminamos pero ustedes con calor y sin agua, eso si es de heroes". Pues asi es esto hermano. Un abrazo.

      Eliminar