lunes, 29 de febrero de 2016

IMPACIENTE AGUARDANDO PARA EJECUTAR EL PLAN MAESTRO

En estos momentos pareciera que el apocalipsis ha comenzado,
pequeños ríos de sangre brotando desde el interior de mi ser
anuncian la llegada de un abismo cargado de tristeza y desesperación. 

Deseas ejecutar las instrucciones hace tiempo marcadas,
pero la mala fortuna que te acompaña en estos días
te impide llevar a cabo ese plan maestro que el coach te dio
y solo el corazón te mantiene en pie para no perderte en el abismo. 

Y así sin más tu rostro se deforma tras el sufrimiento,
y la angustia vuelve a hacerte prisionero de su poder,
pero intuyes que el ultimo día aún no ha llegado
e impacientemente sigues aguardando volver a la lucha.
 

A veces necesitamos que pasen ciertas cosas que pueden ser benéficas o perjudiciales, depende del momento y depende de la situación que se viva. 

Resulta que llevaba ya tiempo con molestias en la garganta, pero ni me enfermaba ni nada, y es que los fríos de la madrugada en los días pasados estuvieron mortales, ya se ya se, dirán que en ciertos países están a menos 0° (por cierto, agradezco infinitamente a los países europeos que me leen, son unos cracks, GRACIAS) y yo con 6° que amanecemos ya me ando muriendo, pero que quieren, soy de sangre caliente, ja ja ja!!! No es cierto, lo que pasa es que no somos pueblo de frio, pero bueno, les decía que llevaba varios días con malestar de garganta, sobre todo antes de levantarme de la cama, las fosas nasales me ardían, pero ni me enfermaba ni nada. 

El día que hice mi “chequeo”, les juro que yo iba con la idea de hacer 30k, pero como les comenté en ese post, había amanecido indispuesto del estómago y después del 21k me empezó a costar que al final decidí hacer solo 27k, total, aún hay tiempo para Roma. 

Pero bueno, al hacer esa distancia y a un nivel de competencia, bueno, digo yo, las defensas se me bajaron y la enfermedad termino por tomarme por asalto. 

Lo que fue la semana siguiente aparte del estómago, gripe y dolor de garganta, el jueves medio me sentía bien y quise hacerle al héroe y salí a correr, para el viernes más mal y todo el mendigo día con dolor de cabeza, y así me la pase esta semana, con la gripe y el dolor de cabeza, ya para el jueves no estaba al 100% pero ya me sentía desesperado y me aplique al entreno, espero que la enfermedad se vaya por completo, por lo menos el dolor de cabeza y la fiebre ya se fueron, ya ven como es uno de dramático y ya hasta pensaba que posiblemente seria migraña. 

Muchos dicen; y quizás tengan razón, que luego ciertas cosas son necesarias, así como la gripe ya que sirven para limpiar el organismo, pero hay que tener cuidado y estarla vigilando. 

Y bueno, hablando de entrenos, el lunes por la madrugada un poco de trabajo de fuerza y por instrucciones del coach, solo 30min de trote. 

El martes igual, de madrugada trabajo de fuerza y 30min de trote aunque durante el día me empecé a sentir mal. 

Para el miércoles, no, otra vez con dolor de cabeza, dolor de pies, fiebre y sin ganas de nada, así que desistí de la idea del entreno, durante el día dolor de pies, todo desganado. 

Eureka!!! el jueves ya amanecía mejor, no al 100 pero ya mejor así que me aplique al entreno, otra vez trabajo de fuerza y 50min de “ritmo”, correr a 4min30seg el kilómetro en Arboledas, que bien se siente regresar a hacer lo que tanto amas, unos 12k de este día, por cierto, este día al ir de regreso por Pirules, ahí va un corredor, yo continuo en el 4min30seg por kilómetro él va más suave, pero al rebasarlo, se cuelga de mí y ahí va corriendo detrás cual sombra matutina, como a los mil metros se desaparto.
 
Y el viernes otra vez trabajo de fuerza, después salgo a hacer en Santa Mónica 30min de trote, unos “jaloncitos” y 12(30segX50seg), al parecer la enfermedad ya se había ido, que padre!!!

Y estaba cantando victoria antes de tiempo, el sábado por la madrugada empecé con un nuevo malestar que me llevo hasta el hospital, es lo malo de ya estar viejito, toda la madrugada con esa molestia, una vez clareo, visita al médico y pues todo el día y toda la noche con suero y antibióticos , y pues de entrenos, na’nay!!!
 

Ya me siento mucho mejor, espero ahora si ya las enfermedades se vayan por completo ya que impacientemente aguardo para ejecutar el plan maestro que hace unos días el coach me dio.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario