miércoles, 10 de febrero de 2016

DE LO ORDINARIO A LO EXTRAORDINARIO

Y aquí sigo a través del tiempo,
buscando en mi interior
esa flama escondida,
que nos lleva de lo ordinario
a lo extraordinario. 

Cuando la templanza llegue a mi ser
sabré que habrá llegado el momento,
de poder ir hacia ti
sin sentir ese miedo de que me puedes romper. 

Por el momento me esconderé en estos capítulos
de cansancio,
hambre,
sed,
frio,
incertidumbre,
adrenalina,
emoción,
nervios,
y demás……


Seguimos en la suma de kilómetros, y es que Roma no se corre sola, y aunque todos los caminos llevan a Roma, solo los que llegan bien arriban a buen puerto, así, que a pesar de que el frio, el hambre, el cansancio y todo lo que conlleva el estar preparando una maratón, ahí vamos. 

Como todos los lunes, el trabajo es “leve” entre comillas, solo 20’ de trote, unos 3k, la verdad es que hasta da güeva salir a hacer tan poquito, pero bueno, aparte de hacer un poco de trabajo de fuerza en casa, también me aplico a hacer ahí en el gimnasio urbano de Santa Mónica. 

Para el martes tocaban miles, tan solo 8, en promedio estuvieron saliendo a 03’50”, claro, aparte complementarlo con el “trabajo de cajón”, comentar que aquí, al estar haciendo el 4to mil, iba por los 900 metros y de la oscuridad que me sale un perro, parecía que se había escapado porque aun traía la cadena al cuello o un lazo, el chiste es que no me quería atacar, pero al verme corriendo, intentaba jugar conmigo, tuve que parar porque se atravesaba a mi paso, total que al frenar, agarro y se fue, era como un tipo pit bul. 

El miércoles de nueva cuenta “ritmo”, llegar a la última fase me cuesta un poco de trabajo pero lo intento, total me salen 14.3k en diferentes niveles en 01h07min. 

El jueves tocaba “circuito con pendiente”, voy a Arboledas, a la zona de “subidas y bajadas”, por allá junto a Eli corremos, al ir clareando, la neblina se nota a lo lejos, que padre tener esos privilegios de ver esos amaneceres, en total unos 15 kms. 

Y ya el viernes, que decía yo que era “leve” pero viéndolo bien, ni tanto, son 40’ de trote, salen 7.7K, después 18(30”x45”), caen otros 4.2k, 1k de trote para recuperar y todo esto acompañado por una hora de trabajo de fuerza, puf!!! 

El sábado volvíamos a la pista de la FES de Iztacala, de inicio el coach siempre nos aplica una prueba ya que de ahí el saca conclusiones para elaborar el siguiente plan de trabajo, por un momento pensé que a los maratonistas no nos haría la prueba, nada que, era hacer la prueba y aparte el entreno del día, así que primero a aplicarse a hacer la prueba de la milla, esta me sale en 05min47seg, después, el trabajo del día que consistía en 6(1200x2’) estos en promedio me salen en 04min35seg, con la prueba de la milla, el frio, quede “tocado de la garganta”, y creo que tod@s porque se oían muchas toses por ahí. 

Y el domingo otra vez distancia, esta vez cerca de casa, en Arboledas, 02h39min para un total de 26kms.

Pues esta semanita casi llegue a los 95 kilómetros, poco a poco me voy a adentrando a los terrenos de la maratón, seguimos con fuerza ya que Roma nos espera, muchas gracias por estar aquí y nos vemos en la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario