jueves, 9 de mayo de 2013

QUIEN DICE QUE NO SE PUEDE

Pues resulta que tratando de instruirme, en cuanto a la historia de nuestros atletas de antaño, estaba revisando la de un personaje que también brillo a finales de los 80 y y en la década de los 90 y de hecho fue representante del país en los juegos olímpicos de Seúl en 1988.


Pero antes quiero platicarles algo en referencia al título de esta “entrada”, ya anteriormente he comentado esto, espero no aburrirlos con lo mismo.

Resulta que allá cuando empecé a correr, por octubre de 2006, al llevar unos cuantos meses, algunos corredores que me veían entrenar, siempre decían: “es que tu estas para hacer los 10k en 36min”, esto como que me destanteaba un poco ya que en las competencias no me consentía ni nada, le echaba los kilos, por esos entonces mi marca en 10k andaba en 47’, inclusive un amigo de nombre Arturo me decía: “es que a ti se te ve más para trabajar velocidad que fondo”, pero sinceramente yo soy amante del fondo (carreras largas).

Inclusive cuando empecé a buscar un entrenador, eso por el 2008, llegue con uno que me dijo: “en tres meses te tengo compitiendo por los primeros lugares”, esto no me llamo la atención ya que pensé que me quemaría y mi carrera deportiva se terminaría muy pronto.
 

Para finales de 2008 llegue con mi actual entrenador, a finales de 2009 llego Ricardo Cuellar quien a base de palabras motivacionales, seguía con lo mismo, que yo podía correr más rápido.

Me imagino que esto lo platico con Adrian, mi entrenador, con la idea de encontrar la fórmula perfecta para mejorar en mis marcas.

Inclusive, al año, el coach y algunos compañeros decían: “es que ya corres mejor”, contestaba: “pero como voy a correr mejor, si el año pasado hacia mejores tiempos en las competencias y hoy, ando arriba de mis tiempos”, el coach contesta: “es que por el hecho de que hagas menos tiempo, eso no quiere decir que corras bien, hoy en día te ves más suelto, como que no te cuesta trabajo correr y antes, te veías muy forzado”.
 

Volviendo a lo de la “fórmula perfecta”, en una de esas platicas sabatinas que hace el coach antes del entreno, hablando de forma general, pero yo sabía que se trataba de mi, que dice: “hay que tener en cuenta que los años no pasan en balde, y ya no vamos a correr como cuando teníamos 20 años, pero esto no se acaba, podemos seguir aprendiendo nuevas cosas para correr y por lo menos, seguir manteniendo nuestros tiempos que como sea, también son respetables”, algunos de mis compañeros complementaron esto diciéndome: “pues sí, los años pesan y es obvio que ya no vamos a mejorar los tiempos”, solo atine a sonreír como diciendo; “eso en mi no aplica y lo voy a demostrar”.

Para 2010, si llego el momento que me sentía un tanto frustrado, y es que mis tiempos en 10k y 21k se habían ido para arriba, pero también estaba consciente que el entreno para maratón, terminan por volverme lento y pensaba: “si en la maratón no hago un buen tiempo, entonces si soy un fracaso”, se llego el día de la maratón y para mi beneplácito, de la marca que traía de 3h38’ en 2008, ahí marco 3h05’.


Por esos entonces, mi plan era correr en diciembre la maratón de Monterrey, así se lo había expresado al coach, y al final esto se ve truncado, entonces sin más que le digo: “entonces corro el de Lala”, este se realiza en el mes de marzo y así lo hago en el 2011 marcando 02h57’ y lo mas padre, es que cuando regreso a la Ciudad de México, en las competencias de aquí, empiezo a mejorar mis marcas tanto en 10k (38’26”) como en medio maratón (01h26’).


Los entrenos seguían con fuerza y resulta que el año que paso mis marcas siguieron mejorando, los 10k los marque en 37’14”, en el medio sorprendí ya que me fui a 01h20’ y bueno en la maratón 02h52’.
 


Uno de mis compañeros de equipo hace algún tiempo me dijo: “la verdad, recuerdo muy bien aquella vez que Adrian hablo con nosotros y dijo que por la edad ya no podíamos mejorar nuestros tiempos y hasta nosotros te dijimos lo mismo y tu solo sonreíste y nos demostraste lo contrario”.

Y bueno, retomando lo de un inicio, ahora si les platico de esa gloria de finales de los 80 y los 90 y no se crean, hoy en día a sus 55 o 56 años, sigue corriendo a gran nivel en las competencias.

Me refiero a ese gran atleta de nombre Martin Mondragón, nacido el 11 de noviembre 1953, fue ganador de la edición 1988 de la Maratón de Los Angeles. Prácticamente desconocido antes de la carrera, a los 34 años estableciendo el récord del campo y su récord personal en 2:10:19 después de una batalla con Mark Plaatjes, que coloca el Maratón de Los Ángeles entre los mejores maratones en todo el mundo.

Representó a nuestro país, México en los Juegos Olímpicos de 1988 en Seúl, Corea del Sur, donde terminó en el lugar 57 en el maratón masculino, marcando 2:27:10.

Siguió corriendo en la categoría Masters, ganando la raza de camino Boilermaker tres veces a finales de 1990

Domingo a domingo es común verlo cruzar la línea de meta en cualquier ciudad del país.


Mondragón no es un aficionado a las carreras, sino un ex atleta de alto rendimiento que inclusive participó por México en los Juegos Olímpicos de Seúl ‘88 a los 35 años.

“El atletismo me ha dado todo en la vida. Son muchas satisfacciones, como la oportunidad de viajar mucho, tener amistades por todas partes del mundo y haber estado en unos Juegos Olímpicos”, dice Mondragón, actual poseedor de tres marcas mundiales en la categoría master, avaladas por organizaciones de atletismo de Estados Unidos.

Mondragón lo único que lamenta es que el atletismo le ha quitado la oportunidad para estar más tiempo con su familia, pues entre competencias, viajes, entrenamientos y demás, terminó divorciado de su esposa. 

“Hay cosas que uno quiere hacer, pero no se puede por la disciplina que implica ser deportista; uno debe estar corriendo cada ocho días”, explicó.

Mondragón estuvo inactivo más de un año, producto de una lesión durante la práctica rutinaria, por eso se desapareció de las carreras.
 
“Es muy difícil estar fuera de las carreras. Ya está uno tan acostumbrado, hasta sientes presión en las piernas y desespera porque esto he hecho en los últimos 24 años, que es correr y correr”, puntualizó.

“Cuesta trabajo regresar, te duelen los músculos, los brazos, las piernas, el abdomen, la espalda, pero me sentí bien, con toda la confianza, y aquí estoy otra vez”, indicó.

 “Sueño que voy ganando; a veces ni duermo por esperar el disparo de salida, por irme a la meta a las siete y media de la mañana, pero esto es mi vida, aún me siguen llamando la atención las carreras, porque disfruto competir, entrenar y no sufro para nada cuando voy en la ruta, cuando tengo que practicar”.

SU PASADO
Ya entrado en años, a los 30, Mondragón fue futbolista profesional con los Osos Grises de Toluca, de la entonces Segunda División.

“Pero nunca llegó la oportunidad de jugar en el primer equipo, no ganaba bien y un amigo me invitó a correr, me dijo que yo la podría hacer mejor en el atletismo y por eso dejé el futbol”, puntualizó.

Martín sólo corre 10 kilómetros porque en un maratón se requiere de una preparación superior a los tres meses, tiempo que mejor prefiere dedicar a las distancias de medio fondo.

Las carreras son su vida para mantenerse sano, pero Martín también vive de las ganancias que dejan cada ocho días porque en su categoría, la master, sólo unos cuantos le compiten.

“No te sé decir cuánto percibo al año, pero no se gana como un futbolista; sí ganamos, pero no en comparación a ellos, pero tampoco nos podemos quejar, nos da para llevar una vida cómoda y sobre todo haciendo lo que me gusta”.

Entre los países que ha competido están prácticamente todo Estados Unidos, Alemania, España, Corea del Sur, Brasil, Paraguay, Colombia, Costa Rica y Puerto Rico.

Mondragón hace cuentas y dice que entrena hasta 110 kilómetros semanales en diversos lugares como en el Nevado de Toluca, en Tenango y otros lugares, porque hacerlo en el mismo lugar “aburre, da flojera y es monótono”. Y para un maratón, 180 a la semana. 

En sus años mozos, antes del atletismo y el futbol le hizo a todo: barrendero, albañil, pintor de brocha gorda y electricista.

Nombre completo: Martín Mondragón Ávila
Deporte: Atletismo
Especialidades: 10 kilómetros y medio maratón 
Fecha de nacimiento: 11 de noviembre de 1953
Lugar de nacimiento: San José Mezapa, Santiago Tianguistenco, Méx.
SUS RÉCORDS MUNDIALES MASTERS
10 kilómetros, 28.56 minutos 
20 kilómetros, 1:01.19 hrs.
25 kilómetros, 1:16.49 hrs.
Ganó el Maratón de Los Ángeles 1988 con 2:10.19 hrs.

Lo que de alguna forma me sorprendió, y que nos sirva de motivación, es que sus inicios en esto, como pudieron leer, fue ya entrado en los 30 años y aun así destaco en el mundo del atletismo, así que ahí esta una prueba más que la edad no es impedimento para lograr cristalizar nuestros sueños, así que no hay pretextos, QUIEN DICE QUE NO SE PUEDE.
 
Por ultimo, aquí un vídeo de una entrevista a esta gran leyenda, Martín Mondragón eh, no del Titan del Asfalto, je je je!!!


4 comentarios:

  1. Pues esta claro amigo Titan con esfuerzo y sacrificio... tus mejores resultados esta por llegar.. eso si haciendo las cosas como marca tu coach, bajar de 35' en 10km es un registro de lujo para un popular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala y Dios quiera Rafa, y aun sigan llegando buenos tiempos, y como dices; siempre haciendo caso a los expertos, je!
      Un abrazo hermano

      Eliminar
  2. Es increíble tu progresión, y las marcar es que ya no son marcas de un corredor popular son de profesional. Con esto me das esperanzas de que yo pueda seguir mejorando.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre pues muchas gracias Manuel, creo que cuando las cosas que haces, las haces con amor y pasion, los resultados llegan por si solos, y venga, claro que se puede, solo es cuestion de no bajarse del carro.
      Un abrazo hermano.

      Eliminar