martes, 30 de mayo de 2017

INTENTADO LLEGAR

Estoy intentando transgredir el contexto de la vida,
para negar la rutina sedentaria que a muchos aqueja,
me quiero dejar llevar por las corrientes de la alegría
en una danza asfáltica que empiece aquí y termine allá.

A veces las cortinas del teatro de la vida se cierran,
para dejarnos en la absoluta desidia que domina la mente,
pero escucha a la sabiduría que dice;
hey tu se fuerte!!!

Y entonces empiezo a correr hasta quedar agotado,
intentando llegar al último recoveco de la conciencia,
emocionado de escuchar tan sabias palabras,
que se extienden hasta debajo de la columna vertebral
y hacen que vibre para ser fuerte.


Como que empiezo a enrolarme nuevamente, y aunque ya saben; a veces los entrenos se tornan un tanto cansados, procuramos mantenernos mantenemos en la brecha.

El lunes y como para relajar un poco las piernas por el trajín del fin de semana, unos 30min de trote, como es poco, aprovecho para hacer un poco de trabajo de fuerza en el gimnasio al aire libre, entre 1,2,3…… y platica con los allí presentes así se va el tiempo.

El martes trabajo de calidad, trabajo de velocidad, ahora, en lugar de 12 como el martes pasado, esta vez tocan 14(400), ya saben; con todo el protocolo de inicio, siento las piernas un poco cansadas y pienso en como saldrán los 400, el primero me sale en 01min40seg y es muy alto para las aspiraciones pero conforme van cayendo me voy encontrando y sintiendo mejor y los restantes en promedio me salen entre 01min30seg a 01min35seg.

A la mitad de semana, toca trabajar “ritmo”, otra vez correr en 3 niveles, cuando inicio y evaluando como me siento, sigo pensando que llegar al “ritmo” de la tercera fase me costara trabajo, y es que es correr en promedio entre 4min y 4min30seg, es forzar las piernas con la idea de que aprenda a que debe correr a ese “ritmo”, creo que igual aunque lleves años corriendo, al final no dejas de enseñarle al cuerpo o igual si no aprende por lo menos que se mantenga.

El jueves por la madrugada, a eso de las 2 de mañana, se vino una tormenta fuerte, pensé que a la hora de levantarme, o sea 5 a.m. igual y estaría lloviendo y esto amedrentaría mis ganas de salir a correr pero oh oh! cuando me levanto nada de lluvia, así que tuve que salir a hacer 01hora15min de “circuito con subidas”, la calle aun mojada e incluso con algunos charcos como espejos de líquido de obsidiana, corro sobre mi circuito personal de subidas y bajadas, hacia Balcones, hacia Arboledas, por allá un poco oscuro, en algunos puntos no hay luz pública y sigo corriendo hasta regresar a casa.

El viernes por cuestiones personales no pude salir a correr, pero aprovechando en casa, hago un poco de trabajo de fuerza.

El sábado me lanzo a la pista de la FES de Iztacala, esta vez si hay acceso ya que el sábado pasado debido a la contingencia ambiental, tuvimos que lanzarnos a la pista de las Armas, y bueno, estirar, trotar, movimiento articular y de nueva cuenta me toca con mi grupo de entreno, esta vez sí están todos los que el coach ha integrado a este grupo, Erik, los dos Víctor, Marianita y la velocísima Jess, otra vez nos tocan 8(600) y a Jess 8(300), me siento un poco cansado por la semana, el primer 600 lo “jalo”, el segundo Víctor, el esta super fuerte, el tercero ya no recuerdo quien pero en creo que fuimos pasando uno por uno y que decir de las féminas, Marianita y Jess a las cuales no les veía ni el polvo, sobretodo a la segunda, con decirles que el ultimo 600 arengo a que nos “jale” Jess los primeros 300 para dar el extra, no pues cual si no le vi ni el polvo ni a ella ni a Víctor que iba atrasito de ella, en fin, los 600 me estuvieron saliendo en promedio en 02min09seg.

Y ya el domingo, otra vez decido subir al cerro de Calacoaya, la verdad es que ya me esta gustando correr hacia allá, subir hasta la cruz, esa que esta en lo más alto del cerro, y como es pura subida, eso me ayuda a adquirir fuerza en las piernas, espero, en una de esas, voy ensimismado en mis pensamientos, empiezo a escuchar pasos a mis espaldas, volteo y es un canino negro, no sé si quiere jugar o me va a atacar, intento alejarlo, más lejos veo otro grupo como de 8 perros, pienso que es una jauría, aunque escucho la voz de un hombre que le grita al que esta cerca de mí, este me medio ladra, el hombre le llama regañándolo y se va, ese es el único detalle que le veo, que muchos suben con sus perros pero los llevan sueltos, y aunque no muerden pero pues uno no lo sabe, aparte el instinto canino puede aflorar al ver que alguien corre, pero bueno, me hice 02horas de “distancia” para un total de casi 20 kilómetros.





Y así pasa una semana más de entrenos, parece que empiezo ahora si a enrolarme, espero puesto que estamos a poco menos de 3 meses para la maratón CdMx y dicen por ahí; “esa no se corre sola”, nos vemos en la próxima!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario