martes, 20 de enero de 2015

SOLO PARA SALVAJES...Y TITANES DEL ASFALTO

Y ahí se quedan algunos mirando,
mientras otros se pierden en la maleza,
esa de tintes verdes y que hipnotiza,
para hacernos mantener los ojos abiertos
y así mantener la vista atenta a los senderos.

Tal vez de lo que se trate en esta tierra,
es caminar con el espíritu enlace-bosque,
y por un momento desaparecer en paisajes
de frondosos árboles y esculpidos caminos.

Esta vez toca correr en cuadros verdes y claros,
hacia lo profundo de la madre naturaleza,
donde la antorcha de nuestra pasión
iluminara los senderos de la victoria,
para llevarnos a un antiguo estado primitivo,
cuando corríamos por las montañas y los valles.


Después de que saboreas las mieles del triunfo, no sabes ni por donde empezar, y hasta dices; y ahora en este tipo de carreras como escribir mi crónica.

Aun en mi cabeza revivo las imágenes del trail de este domingo pasado, los senderos por los que pase, las caras que vi y no sé ni que escribir, pero bueno, intentare escribir mi crónica lo mejor que se pueda.

Resulta que no estaba tan convencido de ir al Trail de Villa del Carbón, el coach me había mandado a hacer la de 26k ya que también había distancia de 14, pero esta empezaba a las 10 de la mañana, para mí era bastante tarde, y aunque me imagino que este tipo de eventos, por cierto que llevan el nombre de “Solo Para Salvajes”, comúnmente empiezan algo tarde debido al frio que se llega a sentir en la montaña o posiblemente por la oscuridad y bueno, yo supuse que terminaría bastante tarde.

Al final y de último momento que me animo, y el miércoles en línea que me inscribo y una compañera de team me hizo favor de recoger mi paquete.

El sábado había entreno con el team, ahí en el parque Naucalli, en el Estado de México, yo tenía la idea de que el entreno no sería tan “leve” ese día pero tampoco algo que llegase a matar, ya que al siguiente día tendríamos el trail.

En el caso de los que próximamente tendremos maratón, el coach nos mandó 20’ de trote y 3(5’x2’), “leveson”, y al lado de Arturo Moyo que en abril estará en Boston, hicimos el trabajo.

Al otro día, domingo 6:20 a.m. algunos del team habíamos quedado de vernos en el Rodeo Santa Fe, a unos cuantos minutos a pie de donde vivo, algunos más se habían ido desde el día anterior.

A eso de las 6:30 un cowboy como de 5 o 6 autos tomamos camino hacia Villa del Carbón, hicimos como hora y media de camino, al llegar allá, serian como las 8 a.m. y el frio aun calaba fuerte.

Empezamos a ubicar a los “VO2”, algunos ya esta casi listos, y es que dentro de poco empezaran a salir los autobuses al punto donde saldrán los de 14k, y es que los llevan al km 12 y de ahí emprenden el regreso hacia la meta la cual se encontraba ubicada en la plaza del pueblito, por cierto con tanto puestecito de tamales, barbacoa, etc, daban ganas de quedarse ahí.



#LaMareaAzul lista para los 14k en la laguna de Villa del Carbón
Una vez ya la casi todos los del team y antes de que los de 14k partan, la foto de rigor.

#LaPoderosaMareaAzul VO2max
Y bueno, a desear suerte y los que van para maratón empezar a alistarnos para que al punto de las 10 iniciar nuestro recorrido de 26k.

Una vez listos con el traje de gala, Moyo y el que escribe un poco de trote, un poco de estiramiento y no había más, acércanos a la línea de salida.

Unas presentaciones del organizador, Pedro Fletes, que los campeones defensores, que el que gano el ultra de no sé que, la verdad si estaba medio ciscado, y más de ver algun@s con su mochilita a la espalda y un popotito que casi llegaba a su boca, pensé: “no será muy poquita mihidratación?” solo llevaba un cinturón con dos botellitas que ni al medio litro llegaban.

Y bueno, 10:05 se da la salida y allá vamos.


Al inicio, y más o menos como un kilómetro o dos corres sobre concreto, entre las callejuelas del pueblo y es pura bajada, al inicio “jala” conmigo el buen Moyo, la idea era irnos juntos y ayudarnos, solo que el poco a poco se me empieza a quedar, volteo para ver donde se ubica y con la intención de que me empareje, por ahí uno o dos “venados”.

Después nos adentramos al bosque o cerro como gusten llamarle, básicamente es un sendero donde solo se puede correr uno tras otro, en donde hay oportunidad, rebaso a uno que otro, el terreno es tierra y pasto, llegamos a una zona plana, como que de sembradío y después inicia una subida que desde mi punto de vista no la veo tan canija aunque muchos caminan y debo frenar, trotar, sin que me lo tomen a mal.


Por ahí ya voy pegado con un corredor que he visto en Arboledas, la verdad se ve “correoso” y de amplia experiencia en carreras de trail, en algunos momentos voy al lado de él, en algunos me deja, en algunos lo dejo.


Después viene una bajada que esta “meca”, en el regreso estará buena como subida, en esos momentos pienso que esa debe ser la famosa “cuesta de enero”.


Ahí muchos corredores se descuelgan queriendo ganar posiciones, pero apenas iremos por el km5, es muy pronto para escribir a casa, incluso el veterano corredor que les comento me deja, yo procuro cuidar mis rodillas y bajar controlado.

Después tomamos un sendero y ya por ahí vienen los “punteros” de los 14k entre ellos el buen Beto Silva mi compañero de team.

Y luego poco a poco y uno por uno se empieza a hacer notar la poderosa marea azul, gritos de ánimo y con algunos chocar las palmas de las manos.


El coach quien medio escucho que dice: 38, y es que al parecer va contando a los que van 26k.

Salimos a un camino de terracería, un sorbo de agua, es subir, subir, me tomo un gel de carbohidratos de dos que llevo, algunos niños fuera de su casa dando gritos de ánimo, y bueno, de hecho de la salida a la laguna que es donde regresaremos, era en su mayoría pura subida.


Les comento que algun@s de los corredor@s al verme pasar, me gritaban: “vamos salvaje!”, ja! sentía chistoso.

La agujeta del tenis derecho la siento floja, de hecho se esta desamarrando, llegando al único puesto de abastecimiento le digo a un voluntario: “un paro, hazle unos dos nudos a la agujeta derecha”, y raudo y veloz lo hace, tomo agua y emprendo el camino, me estaba desviando de la ruta y me gritan; “es por acá!!!”, regreso.

Es una bajada que lleva directo a la laguna, la verdad padrísimo todo el entorno del recorrido pero debo de ir más a las vivas de donde piso, un corredor se me pega, y ahí vamos que el ira a Urique,  rodeamos la laguna y ahora sí, viene el regreso, me como unas cuatro gomitas de carbs, voy por el km 14 según yo, otra vez por el puesto de abastecimiento, pura bajada, algunos se descuelgan y se dejan ir “tendidos”, yo no tanto pero ahí voy.




Entrando a donde es un sendero, la agujeta del tenis ya desamarrada e incluso estuve a punto de caer, así es que me detengo a amarrarla, un corredor me rebasa y me dice: “échale, llevas muy buen ritmo”, le respondo: “venga, échale, ahí voy” y se va.

Bajar, bajar y llego a la famosa “cuesta de enero” y sé que toca sufrir, tomo el segundo gel, delante veo algunos corredores que ya caminan, intento subirla al trote, no se puede y al final término “doblándome” tomo agua de mis botellitas, y empiezo a caminar, no siento frustración por caminar, ya que en esta cuesta, difícilmente alguien podrá correr, y digo: “si no puedo correr, caminare rápido” y así lo hago, rebaso a algunos que minutos antes me habían rebasado.


Una vez arriba, me siento ganador y sé que ya no falta mucho para llegar al pueblo, otras cuatro gomitas, empiezo correr sobre un sendero ya plano, por ahí va el Dr. Humberto y sin más ya estoy en el pueblo, ahora es la subidita que al final si cuesta un poco, algunos niños a mi paso extienden su manita para chocar su palma en la mía, al momento sus ojos irradian felicidad de que un “salvaje” toco su mano, je! y bueno hasta correr entre autos pues esta abierta la circulación a estos, una vez arriba, mis ojos con sorpresa divisan el arco de meta como a 200 o 300 metros y sin más me aplico en mi “cierre” extendiendo los brazos para hacer el clásico “avioncito” y cruzar la meta en 02h27’.


Una señora juez a mi lado me dice: “me da sus datos o ahorita que se recupere?” le digo que estoy bien, que si quiere de una vez y en una hojita donde anota a lápiz y que lleva como 10 nombres anota el mío y me dice: “creo que quedo en 2do o 3ero de su categoría pero ahorita checamos bien”.

Después se acerca Pau y David quienes me felicitan Edson y Richard quienes al igual me dan sus felicitaciones, llega Arturo Moyo, chocamos palmas, Richard me pregunta si llego antes aquel corredor veterano que les comente al inicio y que he visto en Arboledas, le digo que no y me dice que él tiene un amplio historial de blasones deportivos en su haber, creo que en sus tiempos fue 2do lugar en la maratón de Nueva York, y sinceramente, cuando en ruta corro al lado de estos guerreros, lejos de querer ganarles, para mí es un gran honor compartir por lo menos unos kms con ellos.

Voy, lo saludo y me dice: “felicidades, muy buena carrera”.

Después voy por mi medalla, un vaso de cerveza y bueno, aprovechando que Moyo y Anita tenían prisa, me regreso con ellos, le pregunto a Pedro Fletes que si puedo dejar mi numero ya que al parecer quede en 2do o 3ro en mi categoría y me dice que sí, que sin problemas, y le dejo el número a Ricardo.


Pues así fue mi primer experiencia en esto del trail, espero les haya gustado mi crónica y bueno, felicitar a todos y cada uno de los participantes en dicho evento, muchas gracias por estar aquí y nos vemos en la próxima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario