miércoles, 5 de octubre de 2011

EN LA PROFUNDIDA DEL SILENCIO


Escucha a la madre naturaleza,
como llora y sangra desde sus entrañas,
porque hoy sin consideración alguna,
aquel al que un día doto de vida lo destruye.

Siente el susurro del viento en tu rostro,
corre libre por sus tupidos bosques,
para que por un momento viajes,
en la profundidad del silencio.

Primero, para empezar a crear una atmósfera de depresión, les invito a que le den play al siguiente video.


Es un video de los poderosos y depresivos My Dying Bride, yeah!!!!

Y bueno, ahora si vayamos con lo del día, hoy les quiero platicar mi primera vez en el Bosque del Ocotal.

Como bien saben; cuando empecé a correr, en esos entonces, entrenaba solo, y ocasionalmente, mi esposa e hijos me acompañaban a hacer mi “largada dominical”, ellos me esperaban en el auto.

Un día fuimos a buscar El Ocotal, esto por allá por Toluca, no lo encontramos y terminamos en la Marquesa, ahí anduve corriendo aunque realmente no me gusto mucho, mi familia me espero en un restaurancillo que hay sobre la autopista, al terminar, una rica sopa de medula y un cafecito de olla.

Otro domingo, volvimos a ir, esta vez si encontramos el lugar, ahí andaba como perrito de esos que les sueltan la correa.

Empecé a correr con un corredor, ahí íbamos platicando, que solo iba a correr poco ya que iba a competir el siguiente domingo, el circuito es de 4k, “si no te sales de aquí no hay bronca” me dijo.

En una de esas y ya estando solo, los audífonos escupiendo metralla a un volumen alto, hay una vuelta hacia la izquierda pero el sendero continuaba y vi. que venían corredores, supuse que ese era el circuito de 4, me seguí de filo, pero como que sentí que me había salido del circuito, vi. a un señor comiéndose un tamal y tomando café o atole, a una pareja, y pensé: “ahorita vuelvo a salir al circuito”, sentía como que estaba dando vueltas.

Continuo corriendo, era temporada de lluvias, un tronco en el camino, pego un brinco y pongo un pie en el y zas!!!! allá voy a dar al suelo de puro lomo, el tronco estaba resbaladizo.

Llego a un río y no había otra, estaba perdido.

Una choza por allá, corro, ladrerio de perros, sale gente, les pregunto: “oigan disculpen, para llegar al Ocotal?”, me dan instrucciones, sigo corriendo, otro río, lo paso caminando para no caer, piso las piedras que sirven de paso, están mojadas y allá voy al agua, solo levante la cabeza porque pensé que estaría helada y así fue, “a ver si no me da una hiponatremia” pensé.

Sigo corriendo; ahora si convertido en un “solo para salvajes”, empapado, lleno de lodo.

Nada de llegar al Ocotal, va un campesino con un buen de troncos en su espalda, le grito: “Hey!!!!”

Tira su carga y me contesta “Hey!!!!”, lo alcanzo y le pregunto: “oiga, disculpe, para llegar al Ocotal???”, “Ocotal??? que es eso???” me dice, le contesto: “es un lugar a donde corre gente”, me dice: “uuuyyy!!! no, andas bien lejos, eso que dices, esta en aquel cerro que se ve hasta allá”, ah caray!!! me llene de sorpresa porque si se veía lejísimos el cerro y pensé, “todo eso ya corrí”, me dice: “mira, vete por esta vereda, vas a dar vuelta a la izquierda, te sigues, vas a llegar a un río, agarras la vereda que va hacia arriba y esa te va a llevar ahí, por aquí pasan muchos corriendo, pero bien temprano, ahorita ya es tarde”, serian como las 11 de la mañana.

Le agradezco y le digo, “pues a ver si llego”, “tienes que llegar si no imagínate, que vas a hacer si te pierdes en el bosque”, mas!!!.

Me echo a correr por la vereda indicada, me desvío un poco pensando en: “para que voy a dar la vuelta hasta allá pudiéndome cruzar por aquí”, me grita: “por ahí no, te vas a perder y no vas a llegar, desde aquí te veo hasta que te pierdas de vista para ver si vas bien”, se sienta sobre sus troncos y desde ahí guiándome y gritandome, y es que es bien cierto, cualquier veredita que agarres mal, esta te lleva a otros lugares.

Ya llevaba un buen tiempo corriendo, me quite los audífonos para percibir sonidos que indicaran que podía encontrar un humano, todo silencioso, árboles como de 30 o 40 metros de alto, se sentía el frío del bosque, la neblina hacia mas tétrico el lugar, la soledad de la naturaleza, estaba en la profundidad del silencio, la desesperación empezaba a apoderarse de mi.

A lo lejos veo el reflejo como de los faros de un auto, un jeep supuse, corro hacia el, era solo  un espejismo, no había nada, tenía ganas de sentarme y llorar, así como cuando chiquillo aunque te digan que los hombres no deben llorar.

Trato de tranquilizarme y pienso: “tranquilo Mauricio, si caes en la desesperación, va a salir peor y entonces si ya no vas a salir de aquí”.

Sigo corriendo, de repente que salgo hacia una calle, unos chicos lavando un auto, les pregunto por el Ocotal, me dicen: “ no, quien sabe, como es?”, les contesto: “es un lugar donde viene mucha gente a correr”, me dicen: “no pues quien sabe, pero aquí (señalando hacia adentro del bosque de donde acababa de salir) corre gente, igual si les pregunta a ellos quizá sepan”, me vuelvo a meter, ya era un circuito, ahí venia un grupo de corredores y al ubicarme, resulta que ese era el Ocotal.

Llegue al estacionamiento, mi esposa me mueve la cabeza en señal de que esta furiosa, pero al momento que le digo: “es que me perdí”, me dice: “como te vas a perder, si esta marcado el camino”, le contesto: “si, siempre y cuando no te salgas del circuito y yo me salí”, estuve como 3 horas perdido, lo bueno que salí con bien.

Unas recomendaciones que les puedo hacer:

1.- Siempre avisen a donde van a correr.

2.- Procuren llevar celular, aunque muchas veces en pleno bosque, ni hay señal.

3.- Corran sobre circuitos marcados y procuren no salirse del circuito.

4.- Si van a correr en el bosque, corran en grupo y con gente que ya conozca el terreno.

5.- Lo mas importante, acostúmbrense a los sonidos de la naturaleza ya que si no lo están, esto los puede llevar a la desesperación.

6 comentarios:

  1. Buenos consejos.
    Yo soy conservador y siempre voy por los mismos sitios...

    ResponderEliminar
  2. ME PERDÍ UNA VEZ CON MI MUJER POR LA SIERRA DE DIEZMA Y PASAMOS UN MAL RATO. LO MEJOR DE TODO ES MANTENER LA CALMA.
    YO CUANDO SALGO A ENTRENAR AL MONTE COJO POR RUTAS QUE CONOZCO PARA EVITAR SOBRESALTOS.

    SALU2 DESDE MATRAQUILANDIA

    ResponderEliminar
  3. NO hubiese querido verme en tu pellejo. Que mal rato debiste pasar.
    Seguiré tus consejos a rajatabla.

    Pd: En relación a tu entrada anterior, me parece increíble tu evolución como maratoniano.

    ResponderEliminar
  4. Mauro a mi me gusta experimentar y me perdido mas de una vez... pero cuando voy a sitio que no conozco,llevo mi mochila con agua, un silbato, barritas energéticas y el móvil.. la edad te hace ser precavido.

    ResponderEliminar
  5. Este domingo yo voy al Ocotal!!!No creo que me pierda pues voy con el grupo.

    ResponderEliminar
  6. Que tal mi buen Gonzalo!!!
    Pues ya sabes, de esas cuando quieres explorar mas, hoy en dia lo hago, pero me voy poniendo abusado y si pienso que me voy a perder, mejor regreso por donde mismo.
    Un abrazo hermano y mucho exito para esa "liverpool-maraton".

    Mi buen David "el mas matraca"!!!
    Nada perdido hermano, je je je!!! con tu mujer.
    Pues si, hay que mantener la calma y como bien dices; lo mejor correr por donde ya conoces o en grupo.
    Un abrazo amigo!!!

    Si Danae, la verdad es desesperante, pero afortunadamente sali bien, piensas que muchas cosas te pueden pasar y como dice David, lo mejor es mantener la calma.
    Te envio un fuerte abrazo y muchas gracias por tus palabras y primero Dios, en diciembre buscaremos mejorar mi MMP en maraton.

    Muy buen consejo Abuelo, de hecho eso es lo bonito de poder salir y explorar y en una de esas conoces nuevas rutas y las haces tuyas.
    Un abrazo hermano!!!

    Mi buen Pedro, a ver si un dia quedamos y tiramos una "largada" ahorita que andas por aca.
    Pues mucho exito en tu "largada" y disfruta del bosque.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar